Lagunas de alcohol, risa y dolor

Desperté con los labios secos,  la ropa mojada, toda yo olía a Jack Daniel´s, mientras mi cabeza estaba a punto de explotar. Recuerdo que nos besábamos, que acariciabas cada parte de mi y yo me sentía enamorada , deseada, correspondida.  No he tenido mayor resaca que aquella, no habría manera de olvidarla o ignorarla, la sangre seca de mi nariz, me dolía al respirar.  Y mis huesos parecían partirse al intentar moverlos. Traté de incorporarme, y entonces despertaste, ebrio me decías que me calmara, que todo estaba bien, y entre eructos y tu barba rasposa, me pedías perdón…

 

No recordaba mucho, sólo sentía el tufo del whisky fermentado en mí, y apenas unas imágenes. No pensaba demasiado. Eras tú y eran ellos sobre mí,  brindis tras brindis. Hasta que me ofreciste a ellos y ya no pude hacer nada, uno a otro sobre mi, llenando de sudores alcoholizados a mi cuerpo, y aprisionando mis brazos, mis piernas, mientras a chorros me metías el alcohol por la boca, y entonces yo reía y después lloraba y me movía y quería irme… y entonces te perdí, y era golpe tras golpe, sangre en nariz y entrepierna, y entonces todo era mareo,  whisky, mis carcajadas “on the rocks” que horas después sólo fueron piernas amoratadas, fragmentos de fiesta, recuerdos y whisky que me fermentaban.

golpe tras golpe

y era golpe tras golpe…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: